Buscar:

Funciones de una familia


 

 

La familia siempre tiene que cumplir con sus funciones económicas, biológicas, culturales y espirituales. La administración se debe ocupar del dinero familiar, la logística de la casa; la atención de la saludy el desarrollo saludable, y la atención a los principios morales y los valores espirituales son responsabilidad familiar y la esencia de su funcionamiento.

Las crisis económicas, los problemas sanitarios o de cualquier índole ponen a prueba el compromiso de los miembros en la familia.

El sistema familiar debe permitir el desarrollo de la identidad personal y la autonomía de sus miembros. Cuando ocurre que la familia exige una dependencia excesiva entre sus miembros, limita la superación y la realización personal e individual.

Por otro lado cuando la relación familiares muy abierta y defiende mucho la individualidad, tienden a anularse los sentimientos de pertenencia familiar.

De este modo, para que la familia funcione hay que respetar las fronteras psicológicas que permiten preservar el espacio vital de cada cual, sin limitar la independencia, pero sin promover una excesiva individualidad que impida el desarrollo de todos los miembros en solidaridad.

En la familia debe haber flexibilidad en las reglas y roles para la solución de los conflictos. Una familia que funciona presenta unas tareas y roles asignados a cada miembro de manera clara y aceptada por todos.

Es importante que no haya sobrecarga de rol por sobre exigencias, como sucede en algunos casos de madres adolescentes o de hogares monoparentales, y que se eviten estereotipos de género que implican rigidez en cuanto a las funciones masculinas y femeninas en el hogar.

Otra circunstancia para que funcione es que los miembros se complementen recíprocamente en el cumplimiento de las funciones asignadas y éstas no se conciban de manera rígida.

Esto debe analizarse el cumplimiento de la jerarquía o distancia generacional de manera horizontal, esto quiere decir, cuando se tiene el mismo poder y de manera vertical cuando hay diferentes niveles de jerarquía.

Por ejemplo, en la relación matrimonial debe existir un sistema de jerarquía horizontal y en la relación padre y madre-hijos, cuando éstos se encuentran bajo su tutela, vertical.

La familia no funciona cuando no se respetan estos parámetros y se invierte la jerarquía (el padre que pide autorización al hijo para volver a casarse) o cuando la jerarquía se confunde con autoritarismo.

El sistema familiar ha de ofrecer una comunicación clara, coherente y afectiva que permita compartir los problemas. Cuando lo que se proclama no se corresponde con lo que se piensa, lo que se hace no es lo que se dice y se utilizan mensajes incongruentes o distorsionados, la comunicación se vicia y se pierde confianza en la verdad de lo que se habla, se cuenta y se escucha.

La familia ha de ser capaz de adaptarse a los cambios. En el devenir familiar no cabe la rigidez. El cambio es constante, y constante la vuelta al equilibrio en las nuevas circunstancias, pues si bien la familia en esencia no cambia, sí lo hacen sus límites, sus sistemas jerárquicos, sus roles y reglas.

Se modifican constantemente para adaptarse y atender las tareas de desarrollo las propias de las etapas que atraviesa la familia en su ciclo vital y para poder realizar las tareas de afrontamiento las necesarias para afrontar las crisis, los problemas y los momentos difíciles.

Funciones de una familia
0 votos

Artículos relacionados

Sin comentarios

RSS de los comentarios. TrackBack URI

Deja un comentario

XHTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Más Enlaces

Condiciones de uso de los contenidos | Responsabilidad

Analizamos Seguros y Aseguradoras | Publicaciones especializadas en Seguros